Loading...
Sugel Michelén
Sugel Michelén

viernes 17 de junio (9:00am - 12:30pm) | (6:30pm - 10:00pm)

Plenaria 4 – “Pastoreando en días oscuros”

Basado en 1 Timoteo 3:1- 4:5

Palabra fiel es esta: si alguien aspira al cargo de obispo[a], buena obra desea hacerUn[b] obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, no dado a la bebida[c], no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso.

Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad; (pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?). No debe ser un recién convertido, no sea que se envanezca y caiga en la condenación en que cayó el[d] diablo. Debe gozar también de[e] una buena reputación entre los de afuera de la iglesia, para que no caiga en descrédito y en el lazo del diablo.

De la misma manera, también los diáconos deben ser dignos, de una sola palabra[f], no dados al mucho vino, ni amantes de ganancias deshonestas,sino guardando el misterio de la fe con limpia conciencia. 10 Que también estos sean sometidos a prueba primero, y si son irreprensibles, que entonces sirvan como diáconos. 11 De igual manera, las mujeres[g] deben ser dignas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. 12 Que los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien[h] sus hijos y sus propias casas. 13 Pues los que han servido bien como diáconosobtienen para sí una posición honrosa[i] y gran confianza en la fe que es en Cristo Jesús.